Inaugurado el Máster Oficial en Dirección y Planificación del Turismo, en un acto en el que el alcalde de Adeje y el rector de la ULL subrayan que el sector es importante para lograr un mundo más justo

Inaug Máster Turismo 01

Noemí Padrón, directora del máster en el atril, y el resto de la mesa presidencial durante la inauguración.

El Máster Oficial en Dirección y Planificación del Turismo de la Universidad de La Laguna abrió el lunes, 21 de septiembre, su edición del curso 2015-2016 con un acto celebrado en el Aula Magna de la Facultad de Economía, Empresa y Turismo, presidido por el rector de la institución académica, Antonio Martinón, y con la participación del alcalde de Adeje, José Miguel Rodríguez Fraga, en calidad de conferenciante inaugural, quien subrayó  que “todos los países quieren turismo y ya no se podrá concebir sin paz, respeto al medio ambiente y a los derechos humanos”.

En la mesa estuvieron presentes, además, el vicerrector de Relaciones con la Sociedad, Francisco García; la vicerrectora de Internacionalización, Mª del Carmen Rubio; el decano de la facultad anfitriona, José Antonio Álvarez; el subdirector de Posgrado de la Escuela de Doctorado y Estudios de Posgrado, Francisco Javier Ramos; y la directora del máster, la profesora Noemí Padrón.

Con la composición de la mesa, repleta de autoridades académicas, el rector quiso dejar claro la seriedad con la que la Universidad de La Laguna se toma estos estudios de posgrado, por cuanto significan para propiciar la cercanía con los sectores productivos de la sociedad regional, dentro de los cuales los vinculados al sector turístico son, sin duda, protagonistas.

Aún así, recordó sus palabras durante la apertura de curso, en las que relató el “valor de lo aparentemente inútil”, en referencia a las disciplinas universitarias sin aparente aplicación inmediata, pero que sirven para cimentar el desarrollo intelectual. Puso como ejemplo al propio alcalde de Adeje, que fue profesor de Filosofía antes que primer edil, y a cuyo bagaje humanista el rector atribuyó “la visión” y la capacidad de Rodríguez Fraga para propiciar el exitoso desarrollo global de Adeje.

Conferencia del alcalde

El alcalde de Adeje realizó un recorrido por todo el proceso de desarrollo experimentado por su municipio desde incluso antes de que él llegara al ayuntamiento en 1987. Señaló la importancia del sector turístico para el desarrollo no sólo económico, sino social y cultural del sur de Tenerife, y realizó una prospección sobre los retos del futuro.

Para Rodríguez Fraga, “el fenómeno turístico es una gran oportunidad, y quizás la última, para un mundo más justo y fraterno”. En este sentido, explicó que “la democratización turística abre posibilidades para la paz y el acercamiento, quizás también porque une la necesidad económica de una actividad en auge, creciente, con necesidades humanas básicas y urgencias éticas. Todos los países quieren turismo y ya no se podrá concebir sin paz, respeto al medio ambiente y a los derechos humanos”.

Respecto a los objetivos para el futuro de Adeje, explicó que el turismo seguirá siendo transversal, si bien evolucionando hacia una concepción más integradora que una la calidad de los servicios, las infraestructuras y la formación para convertirse en un “Smart Destination”. “Queremos seguir siendo competitivos pero no por precio, sino por calidad”, precisó.

Entro los puntos fundamentales para el futuro, el alcalde señaló aspectos como mejorar la conectividad de la isla, por lo que volvió a reivindicar la necesidad de una segunda pista en el aeropuerto Reina Sofía para tener mayor operatividad; la innovación y reinvención constante del destino, para lo cual es importante la formación y la investigación; poseer un estatuto propio para los municipios turísticos, porque si sobre el papel hay 50.000 habitantes empadronados, a ellos hay que sumar unos 200.000 visitantes que también consumen servicios; y la apuesta por las nuevas tecnologías, que ya ha cambiado la manera de comercializar el producto turístico.

Rodríguez  Fraga valoró que la universidad se haya acercado al hecho turístico y animó a la institución académica a investigar y difundir el conocimiento sobre el turismo: “Somos un destino maduro, con un bagaje de experiencia importante como para que nuestras instituciones la presenten con solvencia y rigor.”

El alcalde también recordó cómo ha evolucionado Adeje y la propia concepción que se tiene sobre el turismo. Reflexionó que hace unos años se miraba como algo negativo, propio de especuladores y de un modelo de desarrollo excesivo. Sin embargo, para Rodríguez Fraga, el turismo supuso la liberación de un municipio que, hasta la llegada de este sector, vivía sumido en un “régimen cuasi feudal, derivado de la producción agrícola de exportación a través de grandes compañías dueñas de la tierra, de los medios de producción y comercialización y en muchos casos de las viviendas e incluso barrios enteros. El turismo transformó el terreno y la sociedad”.

La evolución del municipio que rige ha sido vertiginosa desde su llegada al poder en 1987, con un presupuesto de 7 millones de uros, hasta hoy, con unas cuentas de 88 millones. Una de las primeras cosas que afrontó fue la elaboración de un ordenamiento urbanístico que en su día se vio como excesivo pero que realmente supuso la retirada de 100.000 camas que estaban planificadas, para lo cual se tuvo que luchar contra los servicios jurídicos de muchas grandes empresas.

Las líneas que se  marcó al inicio de la alcaldía fue “nunca perder de vista que el turismo, por encima de todo, debe contribuir al bienestar, desarrollo y mejora” de los residentes, neutralizando además los mensajes negativos que se concentran excesivamente en unos peligros que, sin duda, tiene el sector, como la especulación o la presencia de delincuencia, pero que en todo caso están muy controlados y son menores de lo que se cree.

Otras de las decisiones adoptadas fue la apuesta por los hoteles de calidad frente a los apartamentos, configurar una relación de colaboración público-privada “limpia, respetuosa y sobre bases claras”. El alcalde de Adeje abogó por “un discurso menos economicista y más humanista centrado en el valor de las personas”, en el que la formación es fundamental. En este punto, agradeció al rector “su compromiso de hacer del Campus del Sur algo potente, un referente del conocimiento y la formación de los estudios turísticos como elemento generador de competitividad, de empleo y como valor añadido al propio destino”.

Nota de prensa emitida por el Gabinete de Comunicación de la ULL